Bienvenidos

Confío inspirarles, guiarles y motivarles en la integración de la tecnología a la sala de clases. Una integración que promueva el conocimiento, la ética y el respeto en el uso de la tecnología.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Integración de iPads, iPhones y iPods en mi sala de clases -Parte 3 de 4


Hoy la parte más difícil, fue explicarle a mis queridos alumnos que sus trabajos:

  • no eran originales
  • no habían hecho un proceso profundo de investigación y análisis
  • representaban plagio
  • y que no daban crédito a quienes en su origen habían redactado la información utilizada.
Sus caras quedaron desencajadas hasta que un osado estudiante cuestionó si la información era gratis por qué no usarla y que si ya estaba el trabajo hecho, por qué tener que pensarlo. Se imaginan mi cara.....  Estamos hablando de niños de 10 años que claramente ven en la tecnología un mundo de información y estímulos al cual los que estamos nuestra cuarta década de vida no estuvimos acostumbrados.  En ese momento realicé que mi hipótesis era cierta, que la integración de la tecnología en este proyecto, traía unos retos mayores y era educar mis alumnos en temas como plagio, derechos de autor, propiedad intelectual y sobre todo en el orgullo de un trabajo logrado por el esfuerzo mental, físico y académico de un equipo.

Integrar la tecnología es algo fenomenal, es un requisito en muchas escuelas donde la teoría del conectivismo de George Siemens es considerada esencial en el plan diario. Es una demanda que han hecho los mismos estudiantes al sistema a través de su uso continuo o de su inclusión en múltiples conversaciones donde explican al maestro que con ella aprenden mejor. 

Integrar la tecnología al plan diario es una moda para algunos, un dolor de cabezas para otros y una parte integral de unos pocos. No importa, mi querido lector, cuál sea tu posición ante la integración de la tecnología, tienes que considerar lo siguiente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada